Aug 3, 2011

El Tribunal de Alto Riesgo de Guatemala Impuso a cuatro Exmilitares

2 de agosto 2011

TeleSUR

El Tribunal de Alto Riesgo de Guatemala impuso a cuatro exmilitares de ese país una pena de 30 años de cárcel por cada uno de los 201 guatemaltecos asesinados en la comunidad Dos Erres del departamento norteño de Petén en 1982, lo que suma seis mil 60 años de prisión para cada uno. Esta es la primera condena por delitos de lesa humanidad  cometidos durante el conflicto armado guatemalteco (1960-1996).

Los exmilitares Carlos Carías López, Daniel Martínez, Reyes Collin Gualip y Manuel Pop fueron condenados a 30 años de prisión por la muerte de cada uno de los 201 guatemaltecos de la referida comunidad, más otros 30 por delitos contra la humanidad, sumando un total de seis mil 60 años privados de libertad.

En tanto, a Carías López le sumaron otro seis años de cárcel por el delito de hurto agravado, que en su caso sumaría seis mil 66 años de prisión.

De acuerdo con Ley de Guatemala, la pena por asesinato la deberán cumplir en un periodo máximo de 30 años en condición de privados de libertad y otros 30 por el delito contra la humanidad, para una pena real de 60 años de prisión.

La Fiscalía de Guatemala habría pedido la pena de 12 mil 60 años de cárcel para los exmilitares en la última audiencia.

No obstante, los abogados querellantes apuntaron que mediante esta estrategia buscan que se haga justicia y deterner la impunidad, pues la Ley establecía que sólo pueden cumplir los referidos 60 años de prisión, 30 por asesinato y 30 por incumplimiento de deberes contra la humanidad, cargos que se les imputó al inicio del proceso en su contra.

A pesar de haber sido declarados culpables, los exmilitares sostuvieron que son inocentes de los delitos por los cuales son condenados.

En su último testimonio frente a la Corte, Daniel Martínez pidió su inmediata liberación al declararse inocente.

Sin embargo, la parte acusadora argumentó que las pruebas presentadas en el juicio fueron suficienrtes para demostrar que éstos estuvieron implicados en la matanza.

Los cuatro exmilitares, que pertenecían al grupo de operaciones especiales del ejército Kaibiles, ingresaron a la comunidad Dos Erres el 7 de diciembre de 1982 en busca de armamento presuntamente tomado por guerrilleros a efectivos de ese componente.

Al no encontrar el equipamiento, los uniformados acusaron a los pobladores de colaborar con los grupos insurgentes, dándoles muerte de manera casi inmediata.

Para los guatemaltecos el resultado de este juicio es histórico, pues es la primera condena de delitos de lesa humanidad durante el conflicto interno tras 29 años de impunidad.

teleSUR-prensalibre-lahora/ag-MM

Comentarios

No hay comentarios todavía.

Añadir comentario