Aug 31, 2011

Desalojos forzosos recientes

31 de agosto 2011

Fuente: Guatemala Human Rights Commission

El 23 de agosto, aproximadamente 300 campesinos fueron deslojados a la fuerza de su comunidad en la Sierra del Lacandón, Petén. Las comunidades fueron indistintamente acusadas por el Ministro de Gobernación Carlos Menocal de tener conexiones con el narcotráfico.

Los desalojos también tienen vínculos a los planes de la Administración del Presidente Álvaro Colom para la construcción de cuatro hidroeléctricas (Cuatro Balam) y un proyecto de desarrollo turístico en lo que Colom ha denominado "la cuna de la civilización maya". No se ha producido ninguna evidencia de vínculos entre los campesinos y redes de crímen organizado.

Al finales de julio, 138 campesinos fueron desalojados de la finca Soledad Cafetal en Retalhuleu por cientos de fuerzas estatales. Un hombre se murió de un golpe en el pecho y de intoxicación de gases lacrimógenos, y las viviendas temporales de las familias fueron quemadas por trabajadores de la propietaria. Tres miembros de las Fuerzas Especiales Policiales también fueron heridos cuando las familias repelieron el ataque.

Las 250 familias que habían sembrado en el terreno lo habían ocupado durante los últimos siete meses después de ser despedidos de sus trabajos y despojados de la tierra por la propietaria por no haber pagado la cuota de arrendamiento. Los trabajadores avisaron a múltiples agencias gubernamentales que no habían recibido ni el salario mínimo y pidieron acceso al terreno para sembrar sus cosechas de subsistencia hasta llegar a un acuerdo con el gobierno para encontrar tierra asequible para la comunidad.  

En una serie de desalojos forzosos que ocurrieron a partir del 15 de marzo, más de 700 familias de 12 comunidades fueron desplazadas en el Valle del Polochic y dejados sin nada. La familia Widmann, dueños del ingenio Chabil Utzaj, junto con el reciente patrocinador financiero Grupo Pellas de Nicaragua, pidió su desalojo inmediato. Las cosechas de las familias fueron destruidas por completo para que la empresa sembrara su caña de azúcar y palma africana, aquellas siguen viviendo en una situación de pobreza extrema, muchas con acceso muy limitado a alimentos y albergue. Tres personas han sido asesinadas desde marzo y muchas más heridas y amenazadas. A pesar del otorgamiento de Medidas Cautelares por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, el gobierno no ha tomado acción concreta para aliviar la situación precaria de las comunidades.

Comentarios

No hay comentarios todavía.

Añadir comentario