Nov 17, 2011

Nuestra juventud, Nuestra rebeldía, Nuestros Indignados

17 de noviembre 2011

Por Miguel Puerto, Coordinador POLOUK

El pasado 9 de noviembre los estudiantes británicos de nuevo salieron a las calles de Londres a marchar y protestar contra las políticas de recortes y desmonte del bienestar social, que agencia el gobierno de coalición liberal-conservador británico. Al lado de esos cientos de miles de estudiantes, marchó también nuestra juventud inmigrante, no solo en solidaridad con la legítima lucha estudiantil, sino porque es la comunidad inmigrante y en particular nuestra juventud, uno de los sectores sociales más duramente golpeados por estas políticas.

Los hijos de nuestros líderes comunitarios, los hijos de nuestros militantes del POLOUK, aquellos jóvenes que siempre nos han acompañado con su música, con su alegría, su dinamismo, en todas nuestras jornadas políticas que como POLOUK hemos impulsado, lideraban buena parte de estas acciones de protesta. Allí estaban Camilo, Carlos, Sebastián con sus carpas, querían unirse a los muchos indignados más que en ese momento extendían sus carpas de campaña, querían ocupar la emblemática plaza de 'Trafalgar Square' en el corazón de Londres.

Pero llegaron los 'guardianes del orden', esta policía británica que otrora tenia la fama de ser la más civilista del mundo, pero que por sus hechos han demostrado que no se diferencia de las demás policías del mundo, basta recordar cómo le pegaron más de seis dispararon en la cabeza a Jean Charles de Menezes, un inmigrante brasilero en un vagón del metro de Londres, como le desprendieron el corazón de un fuerte empujón a un manifestante durante las manifestaciones contra el G20 aquí en Londres,  y la manera cómo golpean a los manifestantes, implementando la táctica del 'kettling police tactics' , encerrando, golpeando y gaseando,  por horas a los manifestantes.

La Policía llego hasta las carpas en donde se encontraban Camilo, su hermano Carlos y Sebastián, quienes agarrados fuertemente de sus manos resistían el desalojo, pero la fuerza bruta podo mas,  las imágenes mostraban sus caras de dolor ante el ajuste de las esposas, pero con sus dedos mostraban la 'v' de la victoria y sus voces alcanzaba a gritar denunciando la clase de democracia que implementa este país.  Horas después terminaron en una Estación de Policía lejana de Londres.

A esa Estación de Policía llegue, acompañado con mi familia, a preguntar por los nuestros, a indagar por su estado, a buscar su liberación. Fuimos los primeros en llegar, pero poco a poco, aquella sala de espera de la Estación se empezó a llenar, amigos de la solidaridad,  ingleses que no conocíamos, llegaban con  agua, con tea, con comida, con cobijas, para acompañar, para manifestar su solidaridad y para quedarse allí hasta que los liberaran  todos. A altas horas de la madrugada logramos su liberación, uno a uno iban saliendo, con sus rostros cansados, con el frio en los huesos, pero con la alegría de versen rodeados de abrazos y de calor humano.

Esta lucha hasta ahora comienza, vendrán nuevas jornadas por la defensa de nuestro derecho al estudio, a la salud, al trabajo, a una pensión, por defender este 'estado de bienestar social', que con valor y sacrificio nuestra clase trabajadora ha conquistado. No aceptamos, no podemos aceptar, que seamos los trabajadores, las comunidades, los desvalidos, los que carguemos con las consecuencias de esta crisis que nosotros no causamos, mientras los ricos, los banqueros, los políticos, causantes de esta miseria, se hacen cada  vez más ricos y siguen implementando leyes en contra de las mayorías. Nuestros derechos los defendemos y los conquistamos en las calles, con movilización, Camilo, Carlos y Sebastián, con su compromiso y valentía, nos lo muestran, y nos 'dicen que los derechos no se mendigan… se arrancan al calor de la lucha organizada'.

Comentarios

No hay comentarios todavía.

Añadir comentario