Apr 25, 2013

Carta a Camilo sobre el juicio por Genocidio

23 de abril 2013

lajuj aq'qb'al

Por Ervin Fidel Us Alvarez

Ciudad de Guatemala – Estimado hijo, hoy nos preguntaste un poco alarmado por las señales de desorden que observaste en las inmediaciones de nuestro popular vecindario.

Un poco cansados y asqueados te respondimos vaguedades sobre un tema que nos toca de manera directa: vos sabes que  tu abuelo y dos de tus tíos fueron abatidos a mansalva en operativos militares en nuestra natal Macalajau por pensar diferente, por ser solidarios.

Pero ahora, un poco más sereno debo decirte que hoy el odio de unos guatemaltecos contra otros está tomando formas que pensábamos enterradas y olvidadas: es  el odio contra quienes estando condenados al olvido y la exclusión se atreven a rebelarse, a exigir una mejor vida. Pareciera que aquellos que fueron sometidos a uno de los planes más perversos de exterminio material, espiritual y simbólico en el continente y probablemente en el mundo, necesitan ser acallados, defenestrados, sometidos al escarnio público por osarse en reclamar, no venganza, pero si justicia, perdón, pero no olvido.

Por eso dicen en la prensa, la radio y la Internet, esas personas adultas que se hacen llamar comunicadores y que  están a favor de la mentira, la maldad y la perversión, que los fetos sacados del vientre de sus madres, las mujeres violadas en montonera o las abuelas pasadas por el filo de machetes, fueron simple y llanamente accidentes o daños colaterales; inevitables desbordes en toda confrontación bélica.    

Las mujeres y hombres Ixiles que pudiste ver hoy  fueron traídos mediante vergonzosos engaños y amenazas de no recibir bolsas de alimentos que el gobierno da como se les tiran migajas a los mendigos.  La obligación del Estado la convierten en davidosidad y generosidad particular: con pocas opciones los Ixiles que hoy vimos deben aceptar jugar el juego de ellos.

 Ojo hijo, mucha atención, porque los pactos entre los grandes comerciantes y finqueros  -a quienes en sus universidades privadas y obtusas, les endulzan el oído con el sobrenombre de empresarios- y los militares -en privado les decimos, tú sabes: chafas-, están más vigentes que nunca. Y saben perfectamente, y tú también los debes tener claro, que no se debate simplemente un juicio por genocidio: se debate nuestra visión y la de ellos. La de quienes creemos que las bendiciones y riquezas de este hermoso país que nombramos en nuestro sagrado idioma k'iche' como Paxil, deben ser compartidas por todos y la que de aquellos que lo tienen secuestrado.     

Con preocupación, más nunca con resignación, debo decirte que de anularse el juicio contra dos de los más grandes asesinos y genocidas de la historia, la justicia, sí esa palabra que usan mucho tus héroes de caricaturas, quedará vacía en el país. Será un cascaron débil y fofo. Quedará allanado el camino para quienes deseen repetir la barbarie como la que se está juzgando.

Los responsables, los magistrados que velan por el cumplimiento de nuestro principal contrato,  tendrán que ingeniárselas bastante bien para dar cuenta a sus hijos, porque estarán condenando al país.

Tus papás:

Ale y Fidel 

Comentarios

    Muchas felicidades porque la memoria y la justicia deben ser parte de la formación a las nuevas generaciones;  ahorita la juventud está viendo la construcción de la Guatemala en que estamos viviendo, pero también pueden y deben ver posibilidades de que otra Guatemala puede ser posible, donde haya justicia, donde haya verdad y donde haya dignificación para las 200,000 víctimas del pasado reciente de este país.

    Hay tantas cosas confusas, que aun las personas que tuvimos la oportunidad de acceder a algun que otro libro, nos confunde a veces, pero el sentido de justicia y de revolucionar el sistema, debe ser más grande.

    Camilo por el momento, podrá vislumbrar la esperanza de que en casa, hay semillas de cambio y de esperanza!

Añadir comentario