Jul 2, 2013

Asedio a la razón

2 de julio 2013

Fuente: Siglo XXI

Por Jaime Barrios Carrillo

Cuando un Estado masacra cientos de aldeas por razones de Estado, el Estado pierde la razón. Plantear en 2013 que el conflicto armado en Guatemala fue producto de la Guerra Fría y que las fuerzas armadas no hicieron más que defender al país de la agresión externa comunista, es una fantasía apologética que contradice abrumadoras pruebas, testimonios, informes de todo tipo y estudios de muchas universidades en el mundo. Si se obvian las causas internas del conflicto se cae en una interpretación maniquea y acientífica. Fue un fratricidio de ambas partes con papel aberrado del Estado. 

Es negar, con argumentación guerrerista, la esencia de los Acuerdos de Paz de 1996, que buscan identificar las causas internas que dieron origen al conflicto en aras de evitar que se repita. 

Proseguir con el cuento del comunismo utilizado contra el coronel Árbenz para explicar ahora el conflicto armado en Guatemala, muestra que el neofascismo está estacionado en 1954; sin darse cuenta de que el mundo cambió, que el anticomunismo es cosa de dinosaurios. El fascismo nacional rechaza el pensamiento democrático y ve el fantasma del comunismo. Habría que recordarles que las fuerzas armadas permitieron en el 54 la invasión de un ejército mercenario financiado por la CIA.

Para Leer Más =>

Comentarios

No hay comentarios todavía.

Añadir comentario