May 29, 2009

¿Donde Esta La Guatemala De Los Pubelos IndÍgenas?

Tras la muerte del abogado Rosenberg, se han organizado marchas, manifestaciones y diversas actividades, unas a favor y otras en contra del gobierno del Presidente Álvaro Colom y su esposa Sandra de Colom.

El hecho ha despertado,  revivido y realimentado los discursos que cunden en lo más hondo de las relaciones histórico sociales de esta Guatemala, que no es la de todos, sino de quienes se han servido de ella.

Aunque tanto las expresiones empresariales recalcitrantes como la de los grupos que intentan fincar sus tentáculos económicos en el poder del estado, no han sacado a luz las verdaderas motivaciones de este enfrentamiento de intereses, los aparatajes de la mentira, del camuflaje se han hecho presentes, cual si todos estuviéramos hablando de la misma Guatemala.

De esta manera se han organizado movilizaciones sociales que intentan mostrar un apoyo a ambos grupos.  Las más grandes hasta ahora ocurridas el domingo 17 de mayo en la plaza central y en la plaza Italia. En su esencia los mensajes se pueden resumir en que unos son los buenos, y los otros son los malos. Por su parte, el grupo que representan los esposos Colom, argumentan su inocencia y se presentan una vez más como un gobierno de los pobres o un gobierno con “rostro Maya.” Por el otro, los sectores empresariales obstinados en sus estrategias trasnochadas, se presentan como los buenos, las víctimas y los “defensores del pueblo guatemalteco.”

Lo que sí sabemos, en base a lo que se publica en los medios de comunicación, y que no dejan ninguna duda de su crudeza y carga ideológica racista, son las formas en que estos grupos intentan demostrar su fuerza de tutelaje y señoría sobre el país. Por un lado, están las y los manifestantes “acarreados”, “manipulados”, “engañados”, entre otros términos utilizados; y por la otra, los supuestos manifestantes espontáneos, por convicción, por amor a su país, y los legítimos representantes del pueblo guatemalteco que quiere la paz.

Los discursos homogenizantes como “los guatemaltecos defendemos la democracia”  o “ no es tiempo de ricos y pobres”, no son más que la reafirmación de que los pueblos indígenas- Mayas, Garífunas y Xinkas- no han existido en la historia de este país, y en esta coyuntura no son más que pobladores, campesinos, acarreados y engañados.

La historia colonialista, conservadora y fascista, se repite haciendo uso de la coacción, intimidación y represión de las comunidades indígenas, enfrentándolos inclusive así mismas, criminalizando su lucha, como ha sido práctica en la historia no sólo en épocas de dictaduras militares, sino en gobiernos democráticos recientes y durante el actual.

Es muy clara la Guatemala que visualizan estos grupos: que no es la de todos sino la de unos pocos. Que el racismo, así como  ha servido de sustento de la época independentista, liberal y de la guerra sucia reciente, quiere reafirmar cuantas veces sea necesario: “los indios no entienden nada, no saben y no conocen cómo funciona el sistema. Son manipulados”.

Ante este escenario, los Pueblos Indígenas Maya, Garífuna y Xinka, y los sectores empobrecidos de este país, nuestro posicionamiento político debe ser el de la lucha por una Guatemala, con relaciones económicas y políticas más justas y equitativas; debe ser por la destrucción del tutelaje y la extirpación del racismo en las relaciones socioeconómicas y políticas, que han producido y siguen sucumbiendo al país en las grandes desigualdades de hoy por hoy.   No es verdad que no es el tiempo de ricos y pobres.

Como Mayas nos indigna y repudiamos que mujeres, niños, niñas,  ancianos, ancianas, mujeres y hombres una vez más se conviertan en blancos del racismo más venenoso, y encima de esto ofrendan sus vidas en una lucha que no es por la Guatemala justa que anhelan, en donde los pueblos indígenas tengamos poder y dignidad. Porque sólo en estos escenarios el gobierno de Colom tiene “rostro indígena.” Cuando se trata de desalojos, violencia, expropiación e invasión de sus tierras son delincuentes, usurpadoras y en casos de minería las diferentes consultas populares son descalificadas y deslegitimadas dentro de la estructura  del Estado.

Hermanos y hermanas de los Pueblos indígenas y comunidades empobrecidas de este país, nuestra lucha por nuestros derechos debe seguir; pronunciémonos en contra de este sistema de dominación, porque si no alzamos la voz ¿quién lo hará por nosotros?

 CHOJWA’LIJOQ CHOJCH’AWOQ

CHUX QO WE’KS CHUX QO YOOLIN

 Maya’ Moloj Naab’il

Comentarios

No hay comentarios todavía.

Añadir comentario