Jul 10, 2013

El peligro de la democracia en Guatemala

10 de julio 2013

Por Jaime Barrios Carrillo

El presidente ha prohibido a sus ministros acudir al Congreso si estos son llamados. Esto a mi parecer no es constitucional. Es un golpe de estado técnico que acaba con la división de poderes. Hace dos semanas ordenó el presidente general Otto Pérez Molina comprar armas sin licitar.

Ahora ordena (el general ordena pero no gobierno como estadista democrático) que los ministros ignoren la obligatoriedad constitucional de presentarse al Congreso. No voy a defender aquí las largas e inútiles interpelaciones,las cuales también aplicó el PP cuando estuvo en la oposición. Defiendo aquí solo el juego y reglas democráticas establecidas. O se cree y aplica la democracia o nos pasamos el estado de derecho por las partes más sucias.

Esto sucede cuando según una encuesta reciente la aceptación y aprobación de la gestión del general Pérez Molina ha bajado al 36 %,la más baja hasta ahora, y que coincide con la cantidad de votos que tuvo en la primera vuelta. Es de suponer que tiene el apoyo de sectores sin vocación democrática. Los mismos que aplauden la ejecución de reos en Pavón y reclaman a España que suelten a Vielman porque le hizo un bien al país y aplauden en cambio que la Corte de Constitucionalidad haya anulado sentencia al general Ríos Montt aduciendo lo que los mexicanos llaman "mamada" de: "Mi país no es genocida"

El gobierno ya fracasó en sus dos grandes promesas electorales: reducir la inseguridad y combatir la corrupción. Un ejemplo que conjuga ambas cuestiones es la actuación del ministro del interior López Bonilla defendiendo la compra sin licitación y al mismo tiempo mostrando una total incapacidad para el cargo.

Comentarios

No hay comentarios todavía.

Añadir comentario