Apr 20, 2014

La Lección De Alfonso Portillo

Fuente: Edgar Juárez

La semana que finalizó el 22 de marzo fue fructífera en noticias. La integración del nuevo Tribunal Supremo Electoral, que para abrir con broche de oro sus buenas intenciones, eligió a las personas que ocuparán los diferentes cargos en este alto organismo: A PUERTA CERRADA. Un mal principio para un órgano que afronta muchas dificultades en su accionar, empezando por las campañas anticipadas.

Pero la noticia que despertó a todos, políticos y no políticos, fue la declaración y aceptación de culpabilidad de Alfonso Portillo ante el juez Patterson de Nueva York. Era de esperarse un caso así. Guatemala tiene puestos los ojos de Estados Unidos ante la vorágine de transacciones de narcotráfico tanto ente particulares como entre funcionarios públicos de alta jerarquía. No sería raro que Alfonso Portillo hiciera algún tipo de trato con las autoridades estadounidenses sobre brindar información y no solo sobre el narcotráfico, sino también sobre otros aspectos que cualquier presidente de una República conoce y tiene amplia información.

La demanda contra Portillo fue preparada y trabajada por la clase dominante económicamente de Guatemala; sin embargo, fue mal  presentada. Se planteó como una demanda por el lavado de 170 millones de dólares, causa que al final no pudo ser sostenida y resulta que el delito no es por lavado de dinero sino por el soborno que el ex presidente aceptó por 2.5 millones de dólares de la República de Taiwán.

Y toda la cólera de la oligarquía contra Alfonso Portillo es que el ex presidente les golpeó duro donde más les duele a estos empresarios de cartón y buenos para nada: SUS BOLSILLOS. Recordemos que importó azúcar de Cuba y Brasil y no permitió que los azucareros hicieran de las suyas con el pueblo. También autorizó la importación de Cemento Cruz Azul para impedir el monopolio y los constantes incremento de Cementos Progreso o Novella. Fastidió a los Gutiérrez con su Pollo Lindo y Pollo Rey importando pollos Tyson y Hudson a más bajo precio, precio que aún se mantiene. Y enojó a los Hermanos Castillo, autorizando la destilería de la cerveza Brava. Ese es todo el cuento de la tal demanda.

Sin embargo a los señores empresarios dueños de Guatemala les salió el tiro por la culata, porque es probable y muy probable que los veinte años de prisión con los que habían soñado, se reduzcan a cuatro o cinco.  El 23 de junio lo sabremos.

Mientras tanto los políticos, algunos se lamen los labios y otros están con diarrea. Unos, porque lo quieran o no, Portillo es bien recordado por una buena parte de la población y podría agregar una buena cantidad de votos al partido que lo decida elegir.  Otros, como el Patriota, Líder y la UNE están en ascuas porque no creemos que el ex presidente vaya a querer apoyar a cualquiera de estos tres. De todas maneras el ring político se pone incierto y disparejo porque a estas alturas ya nadie, ni el más acertado analista político, pronostica que va a suceder.

Pero volviendo al principio, hay algunos políticos y funcionarios públicos de alto rango que están sufriendo más que diarrea, porque no sabemos el tipo y clase de información que ha brindado el ex presidente, para logar un acuerdo beneficioso para su persona. Si se convirtió en colaborador eficaz, me imagino que a partir de este momento, algunos personajes ya no podrán conciliar tan tranquilamente el sueño, aunque les revienten las bolsas de los millones que han recaudado con los negocios ilícitos.

Y si vamos a la realidad real de nuestro país  preguntamos: “Que presidente de la República, desempeñando su cargo, no ha hecho marufias y se ha atiborrado las bolsas. Cuando se inició el Ciclo de la Democracia en 1986 con Vinicio Cerezo, también se inició el Ciclo de la Corrupción, por lo tanto, que no traten de comportarse como niños de primera comunión.

De todas formas, como dice aquel dicho popular: “A todo coche le llega su sábado”. Y estaremos pendientes de los resultados de este intríngulis político, POR LOS SIGLOS DE LOS SIGLOS. AMÉN.

 

Comentarios

    Dios tarda pero nunca olvida, los acontecimiento de estos días, viene encaminada al cambio de la nueva era, nosotros los pobres esperamos que el Licenciado Alfonso Portillo, será nuestra salvacion en manos de los demonios que se creen dueños de nuestro pais.

        

Añadir comentario