Sep 29, 2017

Vamos Patria a caminar, el grito de la plaza

Foto 20 septiembre_large
crédito de foto:En la plaza.(Isabel Juárez)

Vamos patria a caminar,  el grito de la plaza.

¡Y gritó la plaza en el aniversario Patrio y alzó la voz el sumiso pueblo  el 20 de septiembre!  Hoy como ayer, hoy como en 1944, hoy como en 2015,  contra el tirano, contra el opresor, contra el enemigo,  contra el mal hijo de la Patria que sobre otros subió, que se enfermó de poder y luego la espalda volteó al puebló que lo elevó! 

¡Y gritó la plaza el 15 de septiembre, como el 20 de octubre!  Contra el enemigo, contra el corrupto, contra el sinvergüeza que legisla y negocia a su favor, para actuar impunemente, para enriquecerse  con toda libertad causando daño al pueblo que inocentemente confió.

Y retumbó la Madre Tierra, harta de tanta injusticia y  los dormidos despertaron y los que muertos en vida estaban, volvieron a la vida y se reencontraron en la plaza, en esa plaza que tiene historia, que escribe historia.  Esa tormentosa historia de amor entre chapines y Guatemaya única hermosa pero tan castigada por extraños y ahora por sus propios hijos.

Evocando a Otto René Castillo alguién gritó:   "Vamos Patria a Caminar"   y todos respondieron al unísono "Yo te acompaño",  no eran dos, ni ocho, ni veinte… fueron cientos, miles, llegaron  del norte, del sur, del este y el oeste,  niños, jóvenes, mujeres, hombres, profesionales y estudiantes, indígenas y mestizos, colectivos y personas individuales,  empresas y organizaciones, universidades y colegios, todos llegaron con un mismo objetivo.

Esos versos siguen llamándonos,  nos recuerdan que la Patria se respeta, se defiende y se honra.    No pedimos nacer en Guatemala, ni escogimos ser guatemaltecos, pero  es un "HONOR"  ser chapín, es un honor ser  hombres y mujeres de maíz, es un honor  celebrar ,  reir y llorar  al compás de las bellas notas de la marimba, es un honor haber heredado el linaje real del gran Cacique Tecún Uman.  

"Para que los pasos no me lloren, 
para que las palabras no me sangren: 
canto. 

Para tu rostro fronterizo del alma 
que me ha nacido entre las manos: 
canto. 

Para decir qe me has crecido clara 
en los huesos más amargos de la voz: 
canto. 

Para que nadie diga: ¡tierra mía!, 
con toda la decisión de la nostalgia: 
canto. 

Por lo que no debe morir, tu pueblo: 
canto. 

Me lanzo a caminar sobre mi voz para decirte: 
tú, interrogación de frutas y mariposas silvestres, 
no perderás el paso en los andamios de mi grito, 
porque hay un maya alfarero en tu corazón, 
que bajo el mar, adentro de la estrella, 
humeando en las raíces, palpitando mundo, 
enreda tu nombre en mis palabras. 

Canto tu nombre, alegre como un violín de surcos, 
porque viene al encuentro de mi dolor humano. 
Me busca del abrazo del mar hasta el abrazo del viento 
para ordenarme que no tolere el crepúsculo en mi boca. 
Me acompaña emocionado el sacrificio de ser hombre, 
para que nunca baje al lugar donde nació la traición 
del vil que ató tu corazón a la tiniebla, ¡negándote!"

(Otto René Castillo)

Vamos Patria a Caminar…

Yo te acompaño.

Por Alva Benilda Batres

A través del cristal Color lila.

Comentarios

No hay comentarios todavía.

Añadir comentario