Apr 9, 2010

Derechos Reservados, una Entrevista con Ana Maria Rodas

9 de abril 2010

Entrevista Exclusiva con Ana Maria Rodas, describe su vida y vivencias antes, durante y después del Conflicto Armado Interno.

Por: Marleny Domínguez

En un pasillo de la Universidad, sentada, esperando hasta concluir su clase la Licenciada, periodista, escritora y poeta Ana María Rodas, aunque son muy pocas características para describir a una persona ejemplar con un carisma y una forma de ser especial, que además de inspirar confianza brinda siempre una sonrisa.

Empezaron a salir los estudiantes y con ansias esperaba afuera, hasta que no quedara ningún alumno en el salón. Me acerqué, y con un saludo cordial me presenté, aunque solamente por foto la había visto, de tez blanca, cabello rubio, estatura alta, sonriente y a la amable, vestía un traje blanco, sandalias y un maquillaje natural.

Iniciamos conversando acerca de las ocupaciones de ella, platicamos un poco del clima, de sus alumnos, es decir, de todo un poco.

Ordenó su material de clase y nos dirigimos al salón de catedráticos buscando un lugar cómodo. Me acompañaba un maletín donde llevo cuadernos, folders, infinidad de cosas, mi celular y dos reproductores para grabar.

Nos acomodamos en un lugar muy agradable, rodeadas de naturaleza y un clima fresco. Ella con un vaso de café, el cual degustaba poco a poco, yo con mi cuaderno y grabadoras.

Quién es Ana María Rodas?

Esto es algo muy difícil de decir, lo que puedo decir es que soy una persona con mucha suerte, porque en el fondo yo soy la suma de una de las libertades de la vida, que me brindaron por parte de mi familia materna y paterna, mis abuelos y mis padres fueron personas con tendencia democrática, muy libertarios, que tenían la tendencia a que hijos, sus nietos y todo el mundo, leyera, se informara, era muy importante que conociera Guatemala y es muy importante, pero muchas personas viajan a otros países.

Mi padre era periodista y cuando cumplí 12 años y salí de la escuela primaria, no había ningún lugar donde estudiar periodismo, sino uno estudiaba en los periódicos allí se aprendía, y me fui a estudiar al Diario de Centro América a los 12 años, empecé haciendo noticias pequeñas, y cositas así, pero allí por los 13 años me pasé a otro diario más serio que se llama Nuestro Diario, en ese Nuestro Diario tuve…y lo peor que le puede pasar a un periodista, pero antes lo tenía que hacer uno siempre hacer la crónica social, ¡ya gracias a Dios no existe! era algo muy aburrido.

Pero ya de los 14 a los 16, ¡gracias a Dios! Empecé hacer crónica deportiva, nunca de foot ball, el foot ball no es una de mis aficiones, pero sí de Baseball, basket, lucha, vox.

A los 16 años ya empecé a reportear, mi fuente de información era el Palacio Nacional, donde se encontraba la Presidencia que por cierto yo no la reporteaba en ese momento, y donde estaban todos los ministerios y entonces algunos ministerios se unieron a mí, luego a lo largo de mi vida como reportera, realmente mi fuente primordial de información fueron: el Palacio Nacional, estaban todos los ministerios, y los reporteros,” todos”, excepto la Defensa Nacional, porque eso….en primer lugar era algo que a mí no me llamaba la atención, hay que pensar que buena parte de mi vida periodística la pasé en la violencia.

La violencia en Guatemala más que todo como mucha gente cree que surge en los años 70’ en la guerrilla, en el año 54’ con el golpe de estado propuesto por la CIA, que lleva al poder a Carlos Castillo Armas y empieza la persecución, y ahora en mi mundo actual, lo que pasa con los terroristas, en el mundo, controlado por los Estados Unidos, porque el mundo de la posguerra, de la segunda Guerra Mundial, se vivió entre la Unión Soviética y los Estados Unidos, entonces nosotros estábamos en el área de influencia de los Estados Unidos, entonces aquí lo terrible era ser comunista, cualquier persona que tuviera un pensamiento diferente democrático, era comunista, y entonces era expuesto a que lo mataran, fue muy triste crecer periodísticamente y como persona.

Estando en la Universidad, a la que entré a los quince años, ver las fotografías de mis compañeros de estudio, en las calles, donde decía “fulano de tal es comunista si lo ven mátenlo”. Fue una época muy dura, y realmente lo que me ha tocado vivir a mí, más que todo, ha sido violencia afortunadamente viví los 10 años que van de 1,944 a 1,954, que son años de verdadera democracia, con mucha libertad, superación de la cultura, las artes, donde se reconoció la labor del magisterio, en el que surge el Instituto Guatemalteco de Seguridad Social, el Código de trabajo, y una serie de beneficios para el ciudadano.

Cómo es un día de Ana María Rodas?

Huy!!! (SORPRENDIDA SONRÍE), los días que doy clase en la Universidad empiezo dando clase a las 7:00 a.m. y termino a las 12:30, a esa hora me voy al edificio de la tipografía Nacional, donde está el Diario de Centro América y la Tipografía propiamente dicha. Allí empieza otro tipo de trabajo, que tiene que ver desafortunadamente muy poco con el Diario, mucho con la administración, con los trabajos de la Tipografía, por qué?, la Tipografía y el Diario que se llama Dirección General del Diario de Centro América, pertenece al Ministerio de Gobernación y nosotros tenemos fondos privativos, es decir, nosotros producimos y nos mantenemos con nuestros propios fondos, no tenemos fondos que el estado nos aporte, entonces para el presupuesto de este año 2,010 tenemos que producir a lo largo del año, 53 o 54 millones de quetzales, con los cuales pagaremos salarios a los 400 y algo de trabajadores que tenemos en nuestro diario, en la tipografía, la administración, y compra de papel, tinta, y todas esas cosas.

Es un trabajo muy interesante, y creo que tengo que estar muy agradecida, porque empecé trabajando en el Diario de Centro América y voy a cerrar mi carrera periodística ”porque ya tengo 72 años” , entonces la voy a terminar en el Diario de Centro América. Pero no he estado todo este tiempo en el Diario de Centro América, estuve en Nuestro Diario, trabajé, un tiempo sí estuve en el Diario de Centro América, estuve en el Imparcial, trabajé también en la Embajada de Francia, en la parte de prensa, trabajé en la Embajada de Estados Unidos, en la sección cultural, en algún momento de mi vida, recuerdo tenía 24 años, fui Directora de Relaciones Públicas de la Municipalidad de Guatemala, de manera que he tenido una vida siempre ligada con las cuestiones periodísticas y culturales.

Hablar de Ana María Rodas es hablar de una trayectoria periodística, literaria. Cómo se siente que sus poemas han sido traducidos a distintos idiomas?

La verdad no me lo esperaba porque en realidad empecé a escribir y todavía tengo que escribir, yo quería escribir narrativa, y entonces de un momento a otro empecé a escribir poesía, y la primera sorprendida fui yo, y con la poesía fue donde me di a conocer, yo se lo atribuyo a la suerte, por eso le dije que soy una mujer con mucha suerte, porque la primera traducción formal me la hizo un escritor, el escritor más importante en Viena, que se llama Erick Hakel.

Erick había leído unos poemas míos en un suplemento de Nicaragua, y los publicó en una antología de poesía centroamericana que hizo que se llamaba “ El corazón de piel” y sólo puso Ana María Rodas pero no sabía quién era, no sabía nada. Y entonces, de repente se enteró a saber cómo, que yo estaba trabajando en la Revista Crónica y me llamó y me pasó un correo y me invitaron para ir a una reunión literaria en Viena, entonces, leí mi poesía en español, y Erick se interesó tanto que hizo me hizo una traducción fabulosa, mi poesía agradó, luego vino una poeta estadounidense que ya falleció, estaba adaptando la traducción de mi poesía al inglés, otra pero ésta es una crítica, Elena Araujo, crítica colombiana de gran renombre tradujo parte de mi poesía al francés, muchos más recientemente ella fallece, una de las críticas mundiales. Tengo entendido que el gran traductor, del español al francés tradujo poesía mía de una antología que hizo, pero si me pidió permiso,
¡y cómo no les voy a dar permiso!, y tengo traducida al alemán, al inglés. Ah! El más reciente fue un libro que tradujeron al italiano, inglés, francés, italiano, alemán, hay traducciones y si no estoy mal un amigo está haciendo traducciones al árabe.

Pero sí se siente uno muy bien, finalmente uno se siente muy contento, muy, muy, no sé, es una sensación de gratitud también verdad, y piensa uno: “ Lo importante, es que digan, en Guatemala se hace esto o lo otro, porque en días pasados uno de mis nietos me preguntaba: ¿y a usted por qué le gusta tanto Guatemala, si yo lo que quiero es irme de aquí”…

Y yo le dije que és porque le tengo un gran amor a mi país, porque no me fui de Guatemala cuando había violencia política y ahora menos! Y realmente muchas de las cosas que yo he hecho cosas, sin comentario personalmente, pero el periodismo sí estaba yo muy segura, porque quería continuar viva, por ejemplo: en los años 79’ y 80’, los años de la violencia política, tenía que continuar viva porque mataban a muchos colegas, muchos desaparecidos y muertos, y dije que un día iba a contar cómo fueron esas cosas, afortunadamente vivo en la investigación y en la Comisión Oficial.

Son cuatro tomos sobre la violencia durante la guerra, y que le costó la vida de monseñor Gerardi, desgraciadamente, y luego están los doce tomos de la declaración oficial que se realizó con dos personajes guatemaltecos, uno ya falleció, Edgar Alfredo y un representante de las Naciones Unidas, la Comisión del esclarecimiento histórico, y el nombre de una mujer destacada Otilia Lux de Cotí, ella y otras personas introdujeron los doce tomos, con testimonios.

Entonces yo me quedo tranquila porque digo: “Están investigando, va a salir la verdad tarde o temprano, poco a poco va saliendo a luz”, fue un hallazgo providencial ese archivo de la policía, que ahora están investigando y encontrando, y hay cosas que surgieron a partir de los hallazgos del archivo, y luego Rodrigo Rey, uno de los escritores guatemaltecos, tiene un libro sobre una novela que se publicó sobre algunas investigaciones que hizo él en ese archivo.

La violencia en Guatemala, se va a llegar a saber bastante de todo lo que aconteció. Entonces ya me puedo morir tranquila.

A mí lo que me acongojaba era pensar lo que había sucedido, lo que yo había vivido, enterrar a mis amigos, o no enterrarlos como el caso de Irma Flakér, que todavía me duele tanto (EMPIEZA A LLORAR), ¡el no saber dónde está ella!, tú no sabes y no tienes idea qué es no saber lo que pasó con una persona que querías, qué fue lo que pasó?, un día me dice un amigo: “ella está aquí en la tierra”, y yo le dije: “ Sí, ella está aquí en la tierra pero dónde”, el ser humano necesita dónde están sus muertos, una necesidad humana primordial.

El Conflicto Armado fue una etapa muy dura y dolorosa, en esa etapa, cuáles fueron sus vivencia, que hacía en esa época, a qué se dedicaba?

Llegué hasta el año 1979 trabajando en periódico, pero en el año 79 me invitó el gobierno alemán a visitar Alemania y en dos estatutos de investigación, uno en Berlín y otro en Hamburgo me di cuenta, nos dimos cuenta platicando con la gente, que la próxima proporción que iba a ser tocada por la violencia estatal, la violencia iban a ser los periodistas, y dije: “yo no quiero que me maten”, y por eso renuncié en el Diario que trabajaba en ese momento, y no se dio tan tarde que mataron al primer periodista de una larga lista de 41, entonces me fui a refugiar, parece mentira, que era el tiempo de Lucas, me fui a refugiar en la Vicepresidencia de la República, porque el Vice Presidente era Francisco Villagrán, Lucas llegó al poder con el apoyo del partido comunista de Guatemala, se llamaba Partido Guatemalteco de Trabajo, y el apoyo de partidos democráticos de izquierda que no existían, y el convenio era, cuando Lucas estuviese en el poder iban a poder escribir a ese partido de izquierda.

Después de la Vice presidencia, cuando vino el golpe de estado y llegó al poder el General Efraín Ríos Montt me fui a refugiar a la Embajada de Estados Unidos, me fui a trabajar como asistente del Agregado Cultural, y allí estuve de 1982 al 87, tuvimos que refugiarnos en distintos lugares para poder sobrevivir, y ganarnos la vida, porque uno tiene que ganarse la vida. No tiene fincas, no tiene comercio, etc.

O sea que usted consideró que al refugiarse en otros lugares iba a cuidar su vida?

Y la guardé (AFIRMA), increíble en la Vice presidencia, pero allí estaba protegida.

Y en la etapa del Conflicto Armado Inteno usted estuvo sola ?

Sola, es mucho decir. Tenía tres hijas a quienes mantener, había visto cómo algunos de mis compañeros se llevaban a sus hijos y se iban a vivir en unas condiciones terribles, mis hijas y yo teníamos una casita en la zona 1 que nos había dejado mi mamá, al menos mis hijas tenían techo, comida, y yo tenía ayuda doméstica, muy importante, que me permitía trabajar, aquí la fuimos pasando, no quería sacar a mis hijas de Guatemala, yo quería que aquí vivieran y sobre todo yo quería que terminaran sus estudios en el colegio donde estudiaron, en el colegio “La Asunción”, y yo hasta aquí les tengo un gran agradecimiento a las monjas de la Asunción, por la forma que recibieron a mis hijas, la forma en la que me recibieron a mí, si las monjas de la Asunción me piden algo a mí yo lo hago, porque de verdad fue un gran apoyo para mí, y lo he publicado.

Qué fue lo más difícil del Conflicto Armado Interno?

(SUBE EL TONO DE VOZ) La guerra, la violencia, la muerte, había un momento en que aquí en Guatemala estaban matando a toda la gente, lo que sucedía acá en la capital, era de un momento a otro se escuchaban salir los helicópteros con dirección a Occidente, se me erizaba la piel y te dolía el corazón porque sabías las cosas hacían, dejaban caer “bueno no sé qué dejaban caer en los poblados”, pero al escuchar los helicópteros con ruta a Occidente, sabías que iba haber masacre, problemas y todo lo demás, ¡vivir así te juro que es horrible!, cómo no nos morimos de pena los sobrevivientes.

Luego de haber transcurrido tantas cosas, y fue una etapa muy difícil en Guatemala, y para quienes sobrevivieron luego de las matanzas en el interior, cómo cree que ha sido para ellos?

Para ellos ha sido terrible (SE EXALTA), los niños, ahora son adultos, que vivieron aquellas matanzas donde murieron sus padres, sus hermanitos, todo el mundo. Tú te imaginas qué experiencia de esa gente que ahora tiene 30 o 40 años, y toda la desaparición.

Como experiencia puedo contar, Irma Flaker tenía dos hijos, el mayor murió en el ametrallamiento del carro donde ella iba, y el menor estaba fuera de Guatemala con una beca y hace unos seis años me lo encontré en la Antigua, y lo saludé y lo abracé, entonces me contó que cuando su madre desapareció, la gente de la beca le dijo:”Bueno, se quiere regresar a Guatemala, y tú te imaginas, a qué iba a regresar a Guatemala y no estaba mi madre, no estaba mi hermano, no había una tumba donde ir a llorar”, me dice.

Entonces se quedó donde estaba, no tenía cómo regresar, ni tenía qué hacer! (SUBE EL TONO DE VOZ), entonces es muy duro, las experiencias que han tocado vivir. Cuento esto de una historia de un muchacho que estaba viviendo bien, comiendo bien y todo lo demás.

Imagínate quienes vieron como agarraban a la gente, la macheteaban, etc.

Lo que sufrió la gente de Guatemala, en el interior, costa sur, todo eso no tiene nombre!

Si uno quiere darse cuenta de todas esas cosas, todo guatemalteco debería leer o tener acceso a ese tipo de documentos, al del Esclarecimiento histórico, y que no vuelva a suceder.

Y cree que se está haciendo algo para los sobrevivientes de las víctimas que murieron?

Sí, pero poco a poco, muy poco a poco. El actual Gobierno de ahora ha invertido más tiempo, ha dedicado más programas para las personas que han sufrido, pero son millones, cuándo vamos a terminar de apoyarlos?, debemos reconocer que el estado de Guatemala es el culpable de todo esto que ha sucedido. Y hay millones de personas que están luchando porque se reconozca y se pueda encontrar a su gente, buscar el ADN.

Y en ese tiempo usted seguía escribiendo?

Claro que sí escribía, en periódicos, ahora de 1979 a 1987 no escribía, y me fui a los Estados Unidos, porque quería tener mi vida, y como tenía tres hijas que eran responsabilidad mía. En los años anteriores uno iba autocensurándose, los medios se autocensuraban, los periodistas nos autocensurábamos, es una forma muy difícil de pensar. No teníamos libertad de ninguna clase!, entonces fue muy hermoso cuando llegó el gobierno de Vinicio Cerezo en Guatemala verdaderamente hubo libertad de expresión, qué felicidad poder escribir, los sucesos que habían acontecido y mucho más, trabajé en la Revista Crónica, hice la primera entrevista que le habían hecho en su vida a Nineth Montenegro, a Nineth Montenegro jamás le habían hecho una entrevista, se estuvieran peleando o cualquier otra cosa no tenía espacio ningún medio de comunicación. Fue hasta el año 1987, cuando le hice la primera entrevista a Nineth Montenegro.

Y así poco a poco los periodistas fueron escribiendo, iban teniendo libertad?

El problema que tenemos ahora es que los medios de comunicación se han plegado mucho a los intereses de la oligarquía nacional, entonces en los medios de comunicación no se puede confiar mucho porque es la voz de la derecha.

En la actualidad todavía existe autocensura?

Pero no como en el tiempo que se vivió, ahora mediante las columnas de opinión escriben lo que piensan. Cuando me refiero que los medios están volcados a los intereses de la oligarquía me refiero a la forma que conducen las noticias, las entrevistas, el enfoque que les dan, un enfoque muy empresarial, lo que le conviene a los empresarios, pero eso ha sucedido en varias partes del mundo.

Luego de haber vivido etapas duras, cómo ha logrado ser una persona exitosa, ya que por los estereotipos que se manejan en nuestra sociedad, es difícil que una mujer destaque?

No me considero una mujer exitosa, lo que sí puedo decir es que soy una mujer veraz, lo que tú ves eso es lo que és, yo soy así, toda mi vida la he vivido dándole la cara a la gente, lo que he escrito lo he escrito abiertamente. El secreto de lo que le llamas éxito es ser yo misma, no pretender lo que no soy. Este es un valor que me dio mi familia, sin decírmelo me lo dijeron: “Tú, eres tú y tienes derecho a ser tú”, pero también es el hecho de haber vivido diez años de libertad, de 1944 a 1954, que no se ha vuelto a dar en Guatemala, entonces saber que uno puede decir, hacer, quererse expresar, muy importante, y eso me pasó a mí cuando era pequeña, entonces siendo una niña aprendí que se puede expresar, que le puede gustar la cultura, pero tiene la obligación de ser uno mismo, uno no tiene que ser hipócrita.

Quién ha sido su mayor inspiración o su modelo a seguir?

Uno solo vive una vez, tiene que vivir bien, tiene que tender hacia lo bueno, ver el cielo, ver los árboles, visitar tu familia, a tus amigos, disfrutar tu trabajo, si uno se cae se levanta.

Su frase favorita o algún lema que tenga?

(SONRÍE) Contra viento y marea (VUELVE A SONREIR), si tú querés ir para allá y hay obstáculos, debes botar los obstáculos.

Cuáles son sus proyectos actuales y futuros?

Mi proyecto actual es el Diario, mis alumnos y si llego, estos cuatro años en el Diario entonces me retiraré a descansar siquiera un mes, luego tengo que escribir prosa, en la actualidad voy a publicar un libro de poesía que tengo, y estoy escribiendo otro libro de poesía. Proyectos siempre tengo, y te lo aseguro que a cinco minutos que me vaya, voy a estar diciendo: “Ah!, y dentro de dos años voy a estar haciendo esto y esto”(SONRÍE)




Comentarios

No hay comentarios todavía.

Añadir comentario