Nov 11, 2010

El Pacto Fiscal es Utópico

11 de noviembre 2010

Fuente: Un comunicado de Frente Estudiantil Universitario
 
La experiencia reciente de Guatemala con la negociación de un pacto fiscal, así como otros esfuerzos por alcanzar pactos sociales sobre la política fiscal, en algunas ocasiones con resultados satisfactorios y en otras no, dejan algunas lecciones o sugieren elementos clave de un pacto fiscal.
 
Pretendemos en esta ocasión analizar la experiencia guatemalteca a la luz de los principales factores determinantes de una serie de "pactos fiscales" exitosos o fracasados en países como Chile, Estados Unidos, la Federación de Rusia, Indonesia, Polonia, el Reino Unido y Suecia. Culminamos con el planteamiento e identificación de algunas claves para un pacto fiscal exitoso, tomando en cuenta tanto la experiencia de Guatemala como la de otros países.
 
EL MARCO INSTITUCIONAL DE LA POLÍTICA FISCAL GUATEMALTECA ANTES DEL PACTO FISCAL DEL 2000
 
A lo largo de la historia de Guatemala todos los gobiernos se han visto obligados a intentar reformas tributarias ante la permanente debilidad de las finanzas públicas. Pareciera que cada gobierno "descubre" esta debilidad e intenta resolverla sin comprender a cabalidad su naturaleza y los grandes desafíos que plantea.
 
Estas iniciativas han enfrentado grupos de intereses muy fuertes y bien organizados, reunidos en una confederación de cámaras empresariales, el Comité de Asociaciones Agrícolas, Comerciales, Industriales y Financieras (CACIF), generalmente con acceso directo al poder ejecutivo y con posibilidades de incidir fuertemente en la política tributaria, en el desempleo y en la desestabilización del país como su inmediata respuesta:
 
(1) La relación directa --no mediada institucionalmente-- entre el poder económico y el poder ejecutivo ha tomado dos formas:
 
(2) la de una negociación de elites que se ha reflejado en algunas reformas tributarias menores y sin significancia real, en la conformación del Presupuesto General de la Nación, convenidas entre una elite tecnocrática y la elite empresarial o
 
(3) la de confrontación, situación en la cual el sector privado ha recurrido a paros empresariales, movilización de la opinión pública a través de los medios de comunicación y la interposición de recursos de inconstitucionalidad para invalidar por la vía jurídica posibles aumentos de los impuestos.
 
Algunos artículos de la Constitución Política promulgada en 1985 debilitaron la posición de las autoridades fiscales y fortalecieron la de los contribuyentes, es decir para evitar que los dueños del capital en Guatemala se vieran afectados.
 
Por ejemplo, para impugnar resoluciones en materia tributaria no se debe exigir al contribuyente el pago previo del impuesto, y se prohíbe que las multas e intereses por mora superen el valor del impuesto omitido o en mora, por considerar la Constitución que esto es confiscatorio. Según la Comisión Económica para América Latina - CEPAL- , estas cláusulas reflejan el hecho de que en Guatemala se mezclan los derechos de propiedad con las obligaciones tributarias, lo cual no ocurre en otros países como El Salvador o Costa Rica.
 
Además, la Constitución prohíbe de manera muy vaga la doble tributación, lo cual ha dado lugar a múltiples interpretaciones de esta cláusula, con la consiguiente incertidumbre acerca de la aplicación o no de reformas tributarias aprobadas por el Congreso.
 
No vemos a los dueños del gran capital en este país, a los dueños de las grandes empresas transnacionales, que ellos vayan a aceptar de voluntad propia pagar un 35% o 50% sobre la renta.
 
Los intereses del pueblo deberían estar antes que los del capital, lo que no implicaba una política anti-empresarial, sino que de “responsabilidad fiscal, por eso se llaman impuestos, porque los impone el Estado, porque los intereses de clases no pueden estar jugando en la definición de quién paga y quién no.
 
La estructura impositiva de este país es regresiva. Durante estos últimos 56 años se ha armado con los gobiernos de turno que únicamente han obedecido a los intereses del Capital Oligárquico y Transnacional, pues en Guatemala paga más impuestos el que menos tiene.La única manera de cambiarla es “tocar al Gran Capital”.
 

 

Comentarios

No hay comentarios todavía.

Añadir comentario