Dec 26, 2010

Yo No Olvido El Año Viejo

12/26/10
 
Por Juan Chapin
 
Los años van, los años vienen y no hay quien los detenga, el tiempo sigue su curso y los que hoy estamos y mañana ya no, somos los hombres, que tenemos hoy la oportunidad de hacer que este tiempo valga la pena, que nuestra vida valga la pena, que nuestros actos marquen la historia, que lo que sembramos sean semillas que nos den frutos de vida para el mañana.
 
Guatemala se desborda de frutos que asombran a su pueblo y al mundo, los intentos por detener la cosecha parece ser inútil, pero lo que hemos olvidado, es que todos en este bendito país tenemos la oportunidad de sembrar bien, de sembrar vida, sembrar felicidad, sembrar amor, sembrar abundantemente, para que un día podamos cosechar, no con escasez, ni con miseria, para que no padezcamos; tenemos la oportunidad de dejarle a nuestros hijos una vida honrosa y digna, pacífica y prospera, los artífices de ese futuro feliz.
 
Somos los que hoy vivimos temerosos de lo que está porvenir, somos los que afrontamos momentos difíciles y de escasez en este país; pero que dentro de nosotros guardamos la esperanza de un cambio, que no lo obtendremos por medio de un grupo de personas que nos lo ofrecen de forma mediática o con fines comerciales, si no que sabemos que Guatemala saldrá adelante, cuando nosotros salgamos adelante, que el mal momento acabará, cuando nosotros decidamos que así sea.
 
Este año ya terminó, y con él, acabaron muchos momentos duros y difíciles para muchos guatemaltecos que fueron víctimas de todo tipo de asedios, unos murieron, otros perdieron su hogar, otros sus casas, algunos perdieron sus bienes, pero lo seguro es que todos los que amamos a Guatemala no hemos perdido la fe y la esperanza, porque eso es lo que ultimo que se pierde.
 
Hemos lamentado el rumbo que ha tomado nuestro país, lo mejor de esta historia es que hoy tenemos frente a nosotros el rumbo a seguir, podemos lograr que el año que viene sea distinto, que haya felicidad en nuestras casas, tenemos la capacidad de lograr que las circunstancias cambien, si nosotros cambiamos de actitud, nuestra vida cambiara; no podemos rendirnos ante la adversidad, los problemas siempre han existido y no acabaran, los malos gobiernos también, pero los buenos chapines siempre salimos adelante, siempre vencemos a nuestro adversario, somos más fuertes, debemos de sobreponernos ante los malos augurios, el próximo año mis amigos chapines, será mejor que el que hemos vivido, asegurémonos que así sea.
 
A lo largo de este año tan duro me he preguntado, quien tiene la responsabilidad de todo lo que ha ocurrido? Algunos pensamos de inmediato que ha sido el Gobierno actual, otros piensan que es la oposición de dicho Gobierno, otros más se atreven a asegurar que ah sido la crisis que ha afectado al mundo entero y que ahora se ha convertido en un problema nacional, pero cuando trato de hacer conciencia, yo que vivo en este país he podido notar con facilidad que somos los responsables directos de lo bueno o lo malo que nos suceda, no podemos culpar a nadie por nuestra propia situación, somos los peritos arquitectos de nuestras vidas, por lo mismo actuemos con prudencia y sabiduría, dirigiendo nuestro edificio, sentando firmemente nuestras bases, guardando el equilibrio de nuestras paredes, usando los mejores materiales que serán los que formaran parte de nuestra casa, esa casa que llegara a ser nuestro hogar; nuestro país es nuestro hogar, nosotros somos su fundamento, sus columnas son nuestras leyes, es la justicia el techo que nos cubre de la lluvia y la tempestad, en medio de esta tormenta que pronto acabara.
 
“Yo no olvido al año viejo…” dice una canción; es imposible olvidar, lo posible es cambiar, y hacerlo para bien, será aun mejor, nos dejaste un año lleno de experiencias 2010, muy bienvenido 2011, que nos deparas? Que nos traes? Que nos ofreces? Queremos solo cosas buenas por favor!
 
Estamos dispuestos a luchar y a trabajar por ellas, no nos falles te lo pedimos, mira que hemos pagado un precio al 2010, queremos dividendos 2011; sembramos en el 2010, buscamos cosechar  en el 2011, estamos ansiosos por conocerte, anhelamos demostrarte que los errores que hemos cometido quedaron en el 2010, acá estamos 2011, dispuestos para la batalla, nuestras manos prestas para el trabajo, nuestra mente abierta y fresca para forjar un nuevo comienzo.
 
Ya queremos que llegues y que nos traigas contigo 365 oportunidades para aprender algo nuevo, que nos permitas 365 ganancias que nos hagan felices, pero sobre todo danos el privilegio de tener 365 maneras de dar de gracia, lo que a diario recibimos , para terminar estimado 2010 y esperado 2011, quiero que sepan que el que Reina sobre el tiempo y los hombres es Dios.

Comentarios

No hay comentarios todavía.

Añadir comentario